Reflexión preliminar sobre los Espacios Violentos Anónimos

  1.  | 
  2. Talleres
  3.  | 
  4. Violentos Anónimos
  5.  | Reflexión preliminar sobre los Espacios Violentos Anónimos

Reflexión preliminar sobre los Espacios Violentos Anónimos

  1.  | 
  2. Talleres
  3.  | 
  4. Violentos Anónimos
  5.  | Reflexión preliminar sobre los Espacios Violentos Anónimos

Reflexión preliminar sobre los Espacios Violentos Anónimos

Violentos Anónimos no es un grupo de personas que se reúnen de forma anónima para desarrollar acciones violentas.

Violentos Anónimos, en cambio, invita a las personas a reunirse para dar respuestas no violentas a la violencia que vivimos, generamos y observamos en la sociedad. Los espacios Violentos Anónimos son lugares donde se examina la violencia para liberarse de ella, al igual que los Alcohólicos Anónimos se reúnen para librarse de su adicción al alcohol, no para seguir bebiendo a escondidas.

Para comparar Alcohólicos Anónimos y Violentos Anónimos, no todo el mundo es alcohólico, pero todo el mundo es potencialmente violento; en ambos casos el origen son las condiciones creadas por el sistema en el que se vive.

Violentos Anónimos da la bienvenida a quienes ya son conscientes de la necesidad de actuar para detener la violencia y también se dirige a quienes no ven la necesidad de dedicar tiempo a esta cuestión, porque, sean cuales sean sus razones, es un problema que nos concierne y afecta a todos.

En las reuniones y talleres de los espacios Violentos Anónimos se discuten las manifestaciones, consecuencias y respuestas a la violencia. Las reuniones están abiertas a todo el mundo, incluidos los que piensan que la violencia es legítima porque es natural, los que perpetúan los hábitos culturales violentos porque así ha sido siempre, los que obedecen a valores que normalizan y trivializan la violencia, los que la utilizan como medio para conseguir un fin, los que justifican su violencia con creencias que les hacen tener la conciencia tranquila, y los que se han resignado a aceptar la violencia como una fatalidad.

En la actualidad, la gran mayoría de las personas que participan en los talleres sobre violencia y no violencia ya son conscientes de la violencia y participan porque quieren ponerle remedio; es decir, son los que ya están en proceso de dejar la violencia los que participan en los talleres; por tanto, no son las personas más violentas, e incluso se puede decir que no participan en los talleres los que más necesitan remediar la violencia que viven, sufren o provocan. Asimismo, la gran mayoría de los participantes son mujeres (alrededor del 80%); sin embargo, sabemos que son principalmente los hombres los que provocan la violencia en la sociedad en la que vivimos, más que las mujeres, que son las que la sufren. Esta proporción es cuestionable, porque también en este caso los que más necesitan abordar el tema de la violencia no están dispuestos a hacerlo.

Hay muchas herramientas eficaces para la no violencia, pero antes de utilizarlas, Violentos Anónimos nos invita a compartir nuestras experiencias de violencia, tanto las que vivimos como las que provocamos. Expresarse sobre estas situaciones, cuestionar los orígenes de la propia violencia, tomar conciencia de ella y escuchar los testimonios de los demás, la hace visible, la socializa y contribuye a desmitificarla y a comprender que no es un fenómeno sólo individual, sino social. ¡La violencia de cada persona es la violencia de todos!

En segundo lugar, Violentos Anónimos propone aprender a resistir la violencia, a canalizarla y a darle salidas que transfieran los problemas en lugar de evacuarlos de forma escabrosa. Otro paso, dado por Violentos Anónimos, es organizarse con otros para encontrar respuestas colectivas no violentas a la violencia.

En resumen, Violentos Anónimos ofrece un marco de respuestas constructivas a las diversas formas de expresión de la violencia, ya sea individual o social.

Violentos Anónimos hace un llamamiento a la responsabilidad de los políticos, los medios de comunicación, los sistemas educativos y las familias para que se impliquen en este proyecto, dándolo a conocer.

Si desea contribuir a este proyecto, haga clic aquí para enviar un mensaje

Participa
en el Observatorio de la no-violencia

Organización, Web, Difusión, Economía

Archivos