Sebastián TOLEDO
30/11/2020

En el marco de las fechas conmemorativas por el respeto a los derechos humanos, se establece el 25 de noviembre como el Día de la No Violencia Contra la Mujer, que a lo largo de la historia ha sido objeto de malos tratos, abusos y discriminación. Una situación que se da sistemáticamente desde el núcleo familiar, en los distintos sectores de la sociedad, en centros de estudio y trabajo, hasta en la vida pública y política. Sus espacios de participación se ven severamente afectados por la prevalencia de una cultura de machismo. Sin embargo, han surgido movimientos para la reivindicación de derechos de la mujer liderados por ellas mismas, por lo que se han emitido leyes, políticas y declaraciones en el más alto nivel político. Una acción que ha derivado en importantes conquistas, sobre todo, en la visibilidad de sus necesidades y demandas. En la actualidad, se plantea la igualdad en cuotas de poder en los diferentes roles de participación social. Leer el artículo publicado en el sitio Diario de Centro América