Pierre BOQUIÉ
20/06/2020

Hace unos años, en un foro en Italia, un joven estudiante hizo una pregunta: «Con tanta violencia en el mundo, ¿cómo puede triunfar la paz? «. Prem Rawat respondió: «Nuestra única esperanza es que la voz de la paz sea más fuerte que la voz de la violencia». Con esto quiso decir que no tiene sentido tratar de influir directamente en la violencia para reducir su intensidad, que es a través de un compromiso cada vez más amplio con la paz que la violencia será finalmente abandonada. En este gran momento de protesta contra la violencia policíaca, y en particular contra la violencia racista, me siento como si estuviera viendo una película que ya he visto muchas veces. El privilegio de la edad me da una cierta perspectiva de los acontecimientos. No obstante, veo un impulso internacional muy positivo que, como reacción a otro crimen racista, demuestra lo mucho que esta cuestión sigue presente en los corazones y las mentes. La llama no se ha apagado. Y también he visto eso a lo largo de los años. Esto es en lo que confío para mantener viva la esperanza. Pero, ¿denunciar la violencia es suficiente para hacerla retroceder? Esa es la verdadera pregunta. Leer el articulo publicado en el sitio Pressenza