Gandhi siempre

Gandhi siempre

Gandhi siempre

Por Koldo Aldai Agirretxe.

Ninguna nostalgia de barricada. Nada olvidamos junto a esas llamas furiosas, en medio de esa destrucción enardecida. Hay formas más bellas, creativas y generosas de clamar por la libertad. El odio solo genera desolación. Demasiado odio, demasiado fuego en las calles de Madrid y Barcelona en las últimas noches. Es la fuerza del amor la que va a transformar el mundo, jamás la fuerza de las piedras y los adoquines arrojados con ira contra los agentes.

Pese a lo que sugieren las consignas de las algaradas de estos días, grandes testimonios nos han mostrado a lo largo de la historia que ser pacíficos es el verdadero y único camino de progreso. No hay otro. Con los altercados contra el encarcelamiento del joven rapero como telón de fondo, el espíritu de la no violencia está siendo seriamente cuestionado. Pancartas en las calles, vídeos y mensajes en las redes pretenden darnos a entender la falta de efectividad de las protestas pacíficas. La kale borroka 2.0 gana inusitados adeptos, pero conviene nutrirnos no solo de la subversión de Telegram. La impotencia social no se sana con catarsis violenta, sino con buenas dosis de sabiduría y generosidad. La defensa del ahimsa, o práctica de la no violencia, está indisolublemente unida a la ley de la evolución. Los logros de la conciencia exigen su tiempo y paciencia.

Leer el articulo publicado en el sitio Noticias de Navarra

Archivos