La violencia, el Estado y la concentración de poder

La violencia, el Estado y la concentración de poder

La violencia, el Estado y la concentración de poder

Silo. “Sobre la crisis social y personal en el momento actual”.

Cartas a mis amigos (carta 4), 19 de diciembre 1991. 

El ser humano por su apertura y libertad para elegir entre situaciones, diferir respuestas e imaginar su futuro, puede también negarse a sí mismo, negar aspectos del cuerpo, negarlo completamente como en el suicidio, o negar a otros. Esta libertad ha permitido que algunos se apropien ilegítimamente del todo social, es decir, que nieguen la libertad y la intencionalidad de otros, reduciéndolos a prótesis, a instrumentos de sus intenciones. Allí está la esencia de la discriminación, siendo su metodología la violencia física, económica, racial y religiosa. La violencia puede instaurarse y perpetuarse gracias al manejo del aparato de regulación y control social, esto es: el Estado. En consecuencia, la organización social requiere un tipo avanzado de coordinación a salvo de toda concentración de poder, sea esta privada o estatal. Cuando se pretende que la privatización de todas las áreas económicas pone a la sociedad a salvo del poder estatal se oculta que el verdadero problema está en el monopolio u oligopolio que traslada el poder de manos estatales a manos de un Para estado manejado no ya por una minoría burocrática sino por la minoría particular que aumenta el proceso de concentración.

PDF: La violencia, el Estado y la concentración de poder

Archivos