Testimonio de un joven en la marcha JAIJAGAT en la India

Testimonio de un joven en la marcha JAIJAGAT en la India

Testimonio de un joven en la marcha JAIJAGAT en la India

JAVI
03/12/2019

Hola  comparto este testimonio de Javi, compañero de colectivo noviolencia de Madrid, que está haciendo la marcha de Jaijagat en la India. Muy interesante para conocer el día a día de este importante acontecimiento. Saludos. Dita Villaroel

Hola familia
Os escribo desde una ciudad llamada Vidisha, todavía en el estado de Madhya Pradesh. Digo todavía porque no hemos cambiado de estado desde que salimos de Joura, hace 40 días y casi 800 kms. Pero claro, es un peazo de estado enorme que es más de la mitad de España en territorio y tiene más de 70 millones de personas. ¿Sabíais que en India hay ya 1300 millones de personas?? lo digo porque yo no lo sabía, están a unos cuantos milloncejos de alcanzar a China. Esto, la superpoblación, es algo que estamos experimentando con intensidad. No importa si estamos en una ciudad o en un pueblo, la sensación de aglomeración es bastante constante. En las ciudades son las motos, que zigzaguean de un lado a otro de la calle para ir esquivando vehículos, peatones y vacas por igual mientras intentan colarse por lo huecos que dejan las otras motos. Sueltan un humo guarro, pegajoso, por el que hasta en ciudades pequeñas hay un hongo atómico de contaminación como el de Madrid. Pero a diferencia del de Madrid, este hongo lo ves estando dentro. Se ve como una especia de bruma que sabes que no es bruma porque te cuesta respirar. Una vez me dio por salir a correr y al tercer kilómetro empecé a sentir una presión en el pecho y al séptimo ya no podía dar un paso más. Telita. En los pueblos no hay motos pero sí decenas de personas y más niños aún que salen a nuestro paso ocupando la anchura de las callejuelas. Callejuelas por darle un nombre, en realidad la mayor parte de los pueblos son un conjunto de casas donde lo que queda en medio lo puedes llamar calle, aunque cuando pasas por ellas tienes la sensación de invadir un espacio privado. No importa si hemos ido por carreteras grandes o por caminos perdidos, no pasan más de 4 o 5 kilómetros sin llegar a uno de estos pueblos. Leer el testimonio publicado en el sitio El arca y la noviolencia

Archivos